CH@RLA: Atkinson, de El Futuro, anima a los padres a ‘hacer de la salud mental una prioridad’

Thanks for reading Chatham County’s leading news source! Making high quality community journalism isn’t free — please consider supporting our journalism by subscribing to the News + Record today.

Unlimited Digital Access begins at $4.67/month

Print + Digital begins at $6.58/month

Posted

Puede que la pandemia de COVID-19 haya puesto de relieve la importancia de una buena salud mental para la mayor parte de Estados Unidos, pero para varios residentes de Siler City, ha sido una prioridad durante al menos los últimos cuatro años.

A lo largo de 2017 y 2018, un proyecto de planificación comunitaria —llamado Construyendo Comunidades Integradas— reunió a 75 personas de diversas edades y orígenes para evaluar los retos a los que se enfrenta la población inmigrante local de Siler City e identificar formas para que el gobierno municipal sirva mejor a sus residentes inmigrantes. Tras completar la evaluación de necesidades, los responsables del proyecto eligieron ocho objetivos principales.

Uno de ellos era la salud mental juvenil, un tema al que el recién creado Comité Asesor de la Comunidad Inmigrante de Siler City dedicó la mitad de su reunión mensual el martes pasado.

En vista del Mes de la Concienciación sobre la Salud Mental y del enfoque del Comité Asesor de Inmigrantes sobre la salud mental juvenil, el News + Record habló con Christa Atkinson, terapeuta bilingüe de El Futuro, sobre los desafíos que ha visto enfrentar a los jóvenes y a las familias, particularmente en la comunidad latina.

Este verano, Atkinson cumplirá 14 años en El Futuro, una organización de salud mental sin ánimo de lucro que atiende a la comunidad hispanohablante con un conjunto de servicios bilingües, que incluyen terapia, psiquiatría, tratamiento por abuso de sustancias y gestión de casos. Tiene dos clínicas: una en Durham y otra en Siler City, situada en 401 North Ivey Ave.

Como terapeuta de salud mental para pacientes externos, Atkinson trabaja con niños, familias y adultos de todas edades en las clínicas de Durham y Siler City. Estima que dedica aproximadamente una cuarta parte de su trabajo a atender a los jóvenes y las familias de Siler City.

Esto es lo que tiene que decir:

En su trabajo, ¿qué tipo de problemas de salud mental ve —o ha visto— que afrontan los jóvenes hispanohablantes o los jóvenes de familias inmigrantes, especialmente en los últimos dos años?

Diría que, en general, hay mucha ansiedad y depresión, pero sabes, durante la pandemia, muchos de los niños fueron dejados, sabes, no necesariamente completamente sin supervisión, pero realmente, los padres tuvieron que ir a trabajar, y así los niños fueron dejados mucho tiempo para usar dispositivos, y simplemente estar por su cuenta mucho, tomando decisiones sobre sus actividades cotidianas, pero no están listos para tomar esas decisiones y hacer buenas elecciones.

Así que los niños pasan mucho tiempo conectados a varios dispositivos, y como sabemos, eso puede cambiar los cerebros, y luego volviendo a la vida normal, la gente se está dando cuenta de que es realmente difícil relacionarse con otros niños, especialmente cuando no tienen práctica haciendo eso y que les gusta quedarse donde están y no participar en la vida real. Por lo tanto, eso ha sido un gran cambio, y creo que es muy difícil para los padres navegar por la cantidad de tiempo de pantalla que los niños deben tener. Por lo tanto, eso se convierte en un gran conflicto para los niños y las familias. Y creo que hay un montón de gente que normaliza, “Bueno, lo sé, mi hijo quiere ir y sentarse en su habitación, y, sabes, pasar el rato con su celular”, y ellos necesitan algo de eso, pero hay un momento en que también tienen que salir y unirse.

... Quiero decir que ha sido difícil para todos nosotros, pero creo que los niños, si usted piensa en la escuela secundaria, quiero decir, la mayor parte de la secundaria se trata de aprender a interactuar con los compañeros. Como, estamos tratando de aprender a ser seres humanos, por lo que cometemos errores, y hacemos todo tipo de cosas, pero ese es nuestro tiempo de aprendizaje para hacer eso, y se perdieron mucho de eso.

¿Qué barreras a la atención, internas o externas, ha visto que enfrentan estos jóvenes?

Bueno, definitivamente, el acceso, la concienciación, y también el estigma. Creo que todavía hay mucho estigma, especialmente en la comunidad latina, sobre la salud mental. La gente no sabe realmente qué esperar cuando traen a sus hijos, o —como dije antes— qué es la irritabilidad normal de los adolescentes y qué es la depresión. Y luego, ciertamente, sabes, nuestra clínica física en Siler City no ha estado abierta, y por lo tanto hay esa barrera. Tenemos nuestra clínica abierta virtualmente, pero todos sabemos que no funciona tan bien para los niños y adolescentes. Hay todo tipo de distracciones en línea, y es mucho más difícil comprometerse virtualmente con los niños.

Escuché a un terapeuta de Siler City mencionar que trabajaba con niños que no hablan el mismo idioma que sus padres. ¿Puede hablar de ello?

Sí, es un gran problema, y mucha gente habla español en general, pero no es el mismo tipo de vocabulario. Están acostumbrados a decir, “Vamos de compras" o “Vamos a limpiar esto”, pero no están acostumbrados a hablar de sus emociones. Y yo diría que los niños y los adolescentes necesitan aprender igual que aprenden los fundamentos de las matemáticas, y luego avanzar, construyendo sobre esos fundamentos. Muchas veces, solo necesitamos aprender los fundamentos de las emociones y el aprendizaje: ¿Qué son esas cosas? ¿Y cómo se llaman? Y luego empieza a ser más sutil, pero sí, algunas personas carecen de los elementos básicos de la inteligencia emocional.

... Es decir, la mayoría de los padres quieren evitar hablar de las cosas difíciles, y por eso las evitamos, pero yo diría que, especialmente en la cultura latina, existe la idea de que sigues adelante y no muestras a tus hijos que algo te afecta, y eso en realidad puede ser difícil para los niños porque entonces crecen pensando: "Bueno, ¿qué me pasa? ¿Por qué lo estoy pasando mal? Mira a mi mamá. Ella tuvo nueve hijos y pudo hacerlo todo".

Hablando de cultura, ¿qué otras creencias o dinámicas culturales dentro de las familias hispanohablantes pueden conducir a estos retos o barreras de atención?

Bueno, es algo que he mencionado antes, pero obviamente, algo que siempre ha sido un reto es que los padres trabajan mucho. Y especialmente cuando los niños son más jóvenes, pueden estar más en casa, pero cuando se convierten en preadolescentes y adolescentes, los padres dicen: "Vale, estoy trabajando". Así que no están tan disponibles para sus hijos y, por supuesto, es necesario trabajar, pero no se pasa mucho tiempo con ellos.

Creo que la otra creencia es que lo tienen fácil, que la vida en Estados Unidos es muy cómoda y que no deberían tener dificultades, que no deberían estar deprimidos porque su vida no es tan dura. Quiero decir que mucha gente, los adultos que escucho, dicen: "No teníamos ansiedad cuando yo crecía. No existía tal cosa".

Entonces, ¿cómo pueden buscar ayuda los jóvenes que tienen problemas de salud mental?

Los propios jóvenes tienen muchas oportunidades utilizando la tecnología actual, que conocen mucho mejor. Hay muchas aplicaciones que rastrean el estado de ánimo, tienen guiones de meditación calmantes, tienen podcasts con charlas de ánimo. Así que animo a las personas con conocimientos tecnológicos a que accedan a esas cosas si no tienen acceso a un terapeuta. La otra cosa es que hay muchos terapeutas en internet ahora, así que incluso si no pueden ir en persona a El Futuro en este momento, hay múltiples plataformas digitales, y algunos que aceptan Medicaid, por lo que la gente puede acceder a más servicios.

Yo diría que para los padres que ven a sus hijos luchar, es realmente crear una conexión, tratando de pasar tiempo con sus hijos, simplemente escuchando, y también expresándose emocionalmente, diciendo: "Estoy abrumado en este momento". Realmente puede recorrer un largo camino para mostrar a los niños que las emociones van y vienen y son solo una parte normal de la vida cotidiana. También hay que validar a los niños, ya que a la gente le cuesta darse cuenta de que los niños están luchando, y esa invalidación de los sentimientos puede ser realmente descorazonadora. Así que, aunque no lo entiendas, hay que validar su lucha y decirles: "Siento mucho que esto sea tan duro para ti. Siento mucho que estés luchando", incluso si no entiendes por qué están luchando o no crees que deban hacerlo.

Muchos jóvenes suelen acudir a sus amigos en busca de ayuda, así que, en el mismo sentido, ¿cómo pueden los amigos ofrecer apoyo?

Validando a sus amigos, diciéndoles: "Vaya, lo que estás pasando es muy duro”, y sobre todo, simplemente escuchando. La gente subestima el valor de que alguien se sienta escuchado, así que incluso si no se puede sentir que se puede hacer nada, ser alguien que escucha es increíblemente poderoso.

¿Por qué es importante buscar ayuda, especialmente para los jóvenes?

Lo obvio es la preocupación por la seguridad, y me gustaría recordar a la gente que si alguien está expresando incluso pensamientos pasivos de suicidio, o pensamientos pasivos de muerte, realmente animaría a los padres a tomar eso en serio, incluso si no parece que realmente completarían el suicidio. Es muy importante tomarlo en serio.

Y luego, en términos de la importancia de la salud mental, como dije antes, necesitamos estas habilidades básicas. Quiero decir, tú y yo sabemos que la vida no se vuelve más fácil, así que aprender a lidiar con los factores de estrés y las cosas que vienen, es el momento en el que eres capaz de aprender a lidiar con las cosas y cómo te acercas básicamente a la vida, así que aprender eso temprano puede realmente ayudar a preparar el terreno para ser capaz de manejar las dificultades que vienen.

¿Qué cree que deberían tener en cuenta los adultos, especialmente los que ocupan cargos que supervisan a los jóvenes (por ejemplo, las escuelas), cuando intentan idear soluciones o programas para mejorar la salud mental de los jóvenes a los que atienden?

Se me ocurren muchas cosas. Es algo difícil, porque sé que los funcionarios escolares, la gente que trabaja en la escuela, ya están agobiados y probablemente necesitan su propio apoyo.

Lo que realmente alentaría como un enfoque cuando pienso en la salud mental en nuestra comunidad es la creación de más espacios comunitarios, donde los niños pueden ser niños, como lugares y centros comunitarios donde puedan recrearse, jugar al baloncesto, y ser libres de actuar como adolescentes, y, sabes, a veces cometer errores.

Y también, supongo que alentaría más formación entre pares; sé que han tenido algunos programas diferentes en los que estos pares prosociales se convierten en algo de especialistas en diferentes ámbitos en los que otros niños pueden acudir a ellos para buscar ayuda y obtener respuestas a sus preguntas. Básicamente, cuantos más niños sepan sobre salud mental y cómo ayudar a su propia salud mental y estén concienciando a los niños, va a ser más eficiente que tener un consejero escolar que venga a hacer el aprendizaje socio-emocional. Sí, se trata de tener esa confianza entre gente más cercana a tu edad porque sientes que puede entender tu situación mejor que otros. Cuando hay más chicos que tienen más conocimiento sobre la salud mental y lo convierten en algo aceptable, lo convierten en algo que se ve y es consciente, tendrá mucho más aceptación de otros chicos, por ejemplo.

Uno de los objetivos del plan BIC es "incrementar la
disponibilidad de servicios de salud enfocados a la
conducta a través de una colaboración con El Futuro
en las Escuelas del Condado de Chatham." Según su biografía en el sitio web de El Futuro, usted participó en un programa de salud mental en la escuela dirigido a estudiantes latinos en las escuelas primarias de Durham. ¿Puede contarme más sobre ese programa y cómo funcionaba?

Teníamos centros de bienestar. Duke tenía clínicas oficiales de bienestar con una enfermera profesional en algunas de las escuelas, y luego yo hacía evaluaciones de salud mental en las escuelas. Eso fue hace varios años, cuando trabajaba para el Centro de Salud Infantil y Familiar.

Pero básicamente ayudaba a los maestros a identificar a los niños que podrían necesitarlo, y estaba haciendo educación sobre la ansiedad y hablando con los maestro, porque muchas veces los maestros solo identifican a los niños con problemas de comportamiento. Y, por lo general, se trata de niños con TDAH, por lo que pasamos por alto muchos problemas de ansiedad hasta la adolescencia, cuando los niños empiezan a autolesionarse. Parte de eso fue educar a los maestros para que identificaran a los niños que podrían necesitar un poco de ayuda adicional, y luego hablar con los padres. Se trataba de ser un par de ojos más para los niños y de ser capaces de entender a los niños que podrían necesitar ayuda. A veces identificábamos a los niños y sus padres no querían la ayuda, así que eso es otro tema.

Una de las cosas que me resultaba difícil de ese trabajo era que, especialmente con los niños más pequeños, si no se contaba con la participación de los padres, no se podía cambiar mucho. Puedes enseñar a los niños algunas habilidades de afrontamiento. Pero la forma en que trabajamos en El Futuro está centrada en la familia, por lo que nunca trabajamos con los niños de forma aislada. Siempre nos reunimos con las familias y tratamos de crear un cambio en la estructura de apoyo y no esperamos que los niños lo hagan por sí mismos porque, obviamente, los niños viven con sus familias y, por lo tanto, si no abordamos los problemas desde la raíz, es mucho más difícil.

Ahora, por supuesto, hay familias a las que no podemos cambiar, pero desde ese punto de vista, pienso que es una de las grandes barreras para la salud mental en las escuelas. Y entonces, sabes, tengo padres que vienen y dicen: "Bueno, han estado en terapia en la escuela durante mucho tiempo, pero todavía se están comportando así". Así que necesitamos que los padres participen, y creo que eso es algo que El Futuro trata de reconocer y honrar, tratando de utilizar la fuerte naturaleza de la familia para ver la importancia de la participación de la familia en el tratamiento de salud mental.

En cuanto a las asociaciones escolares, uno de los problemas en toda la nación es que este es un trabajo muy difícil como terapeuta, y cuando trabajas en una organización sin fines de lucro, y ya haces un trabajo difícil, puede ser bastante agotador. Por lo tanto, es difícil hacer este trabajo, y a menudo nos encontramos con escasez de personal; no podemos encontrar suficientes personas bilingües para hacer el trabajo, por lo que siempre estamos contratando terapeutas, y nunca podremos contratar suficientes terapeutas.

Afortunadamente, no tenemos tanta rotación de personal como algunos de los programas escolares, y lo atribuyo a la naturaleza del difícil trabajo que es. Es muy difícil lograr un cambio en ese entorno. A pesar de que es un trabajo difícil, mi corazón está realmente con esta comunidad porque es increíble ver los pequeños cambios y cómo pueden afectar a todo el sistema familiar.

¿Algún comentario más?

Supongo que animaría a los padres a hacer de la salud mental una de sus prioridades. La gente tiene el techo, tiene la ropa, son las cosas necesarias para tener hijos y alimentarlos. Yo diría que la salud mental está justo ahí. Tiene que ser una de las cosas que hacemos como padres, y para ello, también tenemos que cuidar nuestra propia salud mental.

También quiero indicar a la gente que visite nuestro sitio web. Tenemos algunos videos sobre la crianza de los hijos [solo en español] que son una ayuda para todos los padres que se enfrentan a diferentes problemas, así que quiero animar a la gente a que los vea. Son recursos muy buenos para ayudar a la gente a aprender sobre temas específicos.

Comments

No comments on this item Please log in to comment by clicking here