Para el personal de Chatham Hospital, abundan las frustraciones

Thanks for reading Chatham County’s leading news source! Making high quality community journalism isn’t free — please consider supporting our journalism by subscribing to the News + Record today.

Unlimited Digital Access: $3.99/month

Print + Digital: $5.99/month

Posted

SILER CITY — Desde el escritorio de su oficina en el Chatham Hospital, Eric Wolak ve un rayo de esperanza cuando habla de la pandemia de COVID-19. 

El reciente aumento ha disminuido un poco, las vacunaciones están aumentando y los pocos casos de "avance" (a pesar de vacunarse) que ha tratado el hospital han sido menores.

Pero la frustración que Wolak — director de operaciones y director de enfermería del hospital — todavía siente es palpable. Se puede sentir en el tenor de su voz, su manera, mientras habla de la tensión que la pandemia ha ejercido sobre la capacidad del hospital para satisfacer la demanda de atención.

Y luego está la escasez de enfermeras del Chatham Hospital.

“Ha sido muy estresante para mí y para nuestros líderes”, dice. "Estamos haciendo todo lo posible para asegurarnos de seguir brindando una excelente atención aquí en Chatham Hospital y de que los pacientes tengan acceso a cualquier cama que necesiten".

Casi el 95% de los empleados actuales de UNC Health Care están vacunados. El sistema de salud estableció el requisito de que su personal médico esté al menos parcialmente vacunado contra COVID-19 antes del 21 de septiembre y completamente vacunado antes del 2 de noviembre. Chatham Hospital es parte del sistema UNC, y el requisito ha resultado en renuncias entre el personal que Wolak supervisa. No dará detalles, pero agrega que las renuncias no están relacionadas únicamente con el requisito de vacunación.

"También hemos tenido renuncias de personas, incluidas las enfermeras, que de verdad están algo cansadas", dijo Wolak. “Tienen otras fuentes de ingresos y simplemente dicen, ‘No necesito trabajar ahora’. Así que no están trabajando”.

Otros cuidadores han dejado sus puestos para ocupar trabajos contratados en programas de “enfermeras ambulantes”, donde pueden ganar salarios más altos. Además, debido a que la demanda es tan alta y la escasez de personal hospitalario tan grave, viajan solo 30 o 60 millas para trabajar y luego regresar a casa después de un turno en lugar de trabajar en estados remotos como California o Nuevo México u otros lugares donde las enfermeras ambulantes tradicionalmente han sido en gran demanda.

"Esa combinación, junto con el aumento del número de pacientes que vemos en nuestro departamento de emergencias y pacientes más enfermos, no solo con COVID sino con la atención normal, realmente nos ha presionado", dijo Wolak. "Los líderes están trabajando muy duro todos los días para asegurarse de que haya el personal adecuado para poder seguir satisfaciendo las demandas de nuestra atención".

Dice una vez más: "Ha sido muy estresante".

Según Wolak, hasta ahora Chatham Hospital no ha perdido el ritmo. El personal tiene reuniones diarias para observar los puntos de estrés dentro del hospital y reuniones semanales, "para ayudarnos a saber dónde están nuestros puntos débiles", dijo, "para que podamos planificar para ellos”. Además, han comenzado a ofrecer incentivos de compensación más allá de las horas extraordinarias y aumentar su contratación de enfermeras. Incluso el Chatham Hospital ha contratado enfermeras ambulantes.

Esa carga y la escasez de enfermeras suponen un costo en el hospital de 20 camas, lo que ha reducido su capacidad a unas 13 o 14 camas, al menos una cuarta parte de las cuales generalmente están ocupadas por pacientes con COVID.

“Te diré dos cosas”, dijo Wolak. “Primero, seguimos satisfaciendo la demanda que necesitan nuestros pacientes. Así que no hemos rechazado a nadie. Requiere mucha más coordinación y conversación para garantizar que podamos brindar esa atención. Podemos hacer eso de manera consistente. Eso puede significar que algunos casos que no son de emergencia en nuestro departamento de emergencias tienen que esperar mucho más de lo que están acostumbrados a esperar. Pero podemos brindar constantemente la atención que las personas buscan”.

El nivel personal de exasperación de Wolak proviene de lo que describe como una falta de reconocimiento por algunos de la gravedad del COVID y el escepticismo sobre las vacunas que todavía ve — especialmente cuando los que están en riesgo dan la espalda a la misma solución al problema del COVID: vacunas.

“Este es un momento enorme para nosotros durante nuestra vida”, dijo sobre la pandemia. “Esto no nos ha golpeado en más de 100 años. Como enfermero, veo lo que está haciendo esto, con más de 650,000 muertos en los Estados Unidos hasta ahora — una cifra que creo que está subestimada, seguro. Me sorprende que este siga siendo un tema de discusión. La ciencia y los datos son tan claros que la vacuna funciona, que salva vidas. La enfermería es una ciencia. Y creo que, como científicos, todos deberíamos poder ver y reconocer eso, y entender que debemos vacunarnos no solo para nosotros, sino también para nuestra familia y nuestros pacientes”.

Las personas que vienen al Chatham Hospital no están allí porque están bien, dijo Wolak enfáticamente.

"Están aquí específicamente porque NO se sienten bien, y eso los pone en mayor riesgo de complicaciones relacionadas con COVID", dijo. “Así que no sé por qué esto es siquiera un tema de conversación. Es muy frustrante y muy agotador”.

Sin embargo, el Dr. Andy Hannapel, director médico del Chatham Hospital, dice que algunos pacientes tratados por COVID sostienen que deben estar enfermos de algo distinto del virus.

“Oímos a la gente que dicen: 'Simplemente no puede ser COVID. COVID es un engaño, COVID no es real’”, dijo. “Pero la mayoría de los pacientes no vacunados que llevamos al hospital admitirán: 'Sabes, debería haberme puesto la vacuna, debería habérmela puesto, y la quiero ahora’, algo que es bastante difícil de ver. Están diciendo esto entre jadeos por respirar. Entonces no es una exageración. Hay gente que está sufriendo, que tiene gran sufrimiento, y eso podría haberse evitado”.

Hannapel dice que el personal del Chatham Hospital trata a esos pacientes "sin juicio".

"Y tratamos de ayudarlos", dijo. "Porque, sabes, una vez que cruzan esa puerta y piden ayuda, para eso estamos aquí".

Aquí, repite el refrán de Wolak: "Pero es frustrante para nuestro personal".

Como profesional médico, Hannapel se da cuenta de que hay gente que no puede vacunarse: los niños pequeños, quienes están inmunosuprimidos. Eso supone una carga adicional para aquellos que pueden vacunarse, pero se niegan hacerlo.

“Haces esto para proteger a tus vecinos y seres queridos”, dijo. "Y de eso se tratan las vacunas".

‘Dentro de su derecho’

Wolak dice que entiende las preocupaciones del personal del hospital que sienten que es su derecho individual a no vacunarse.

"Estoy de acuerdo 100% si alguien no quiere recibir la vacuna, entonces eso está dentro de su derecho", dijo. “Creo que eso también significa que ya no puedes trabajar aquí y todos tenemos que reconocer que esa es la realidad de la situación. También creo que, para ser franco y honesto, es un enfoque muy egoísta, aunque está en tu derecho. Pero eso es egoísta, ¿verdad? Porque, de nuevo, no solo se pone a ti mismo, sino a otros en riesgo, y eso va a cargar nuestro sistema de atención médica. Creo que si alguien trabaja en el sector de la salud, lo último que le gustaría hacer es contribuir a la tensión del sistema”.

En cuanto a los pacientes, casi todos los ingresos relacionados con COVID en el Chatham Hospital se encuentran entre los no vacunados. Wolak dice que puede recordar dos o tres casos de avance, pero estos "tienden a ser personas mucho mayores, de 65 o 70 años, o aquellas que tienen situaciones inmunodeprimidas". De nuevo, eso refuerza que la vacuna funciona, ¿verdad? Por ejemplo, si recibe la vacuna, puede contraer COVID, pero sabemos que no se enfermará terriblemente ... los datos son abrumadores de que si no está vacunado, corre un riesgo muy alto”.

¿Y para los no vacunados decididos a seguir así?

“Puedo entender a alguien que duda en recibir la vacuna”, dijo. "Lo aprecio. Todos tienen una decisión que tomar, pero lo que estoy viendo es que, si eliges esa ruta, debes seguir usando tu mascarilla el 100% del tiempo cuando salgas de casa. Y no veo eso en absoluto. Entonces, nuevamente, se remonta a esta idea de ‘Voy a hacer lo que quiero hacer; que todos los demás vayan al diablo’, casi. Y esa no es una sociedad en la que creo que queremos estar.

“Si no quieres vacunarte, lo apoyo, pero solo entienda que para hacer lo correcto para ti y los demás, debes llevar una mascarilla el 100% del tiempo cuando sales de tu casa o interactúas con alguien más”.

“Sabemos que las mascarillas funcionan”, dijo Hannapel. “Y sabes, has leído en algunos lugares donde es controvertido. No es controvertido, las mascarillas funcionan — en fin".

En cuanto a las vacunas COVID-19, Hannapel reconoce que no son perfectas.

"Pero es lo mejor que tenemos", dijo, siempre y cuando "volvamos a las mascarillas" en esos escenarios en los que el COVID todavía se está propagando entre los no vacunados y los vacunados.

"En este momento, diría que es de sentido común", dijo Hannapel. “Simplemente no puedo exagerar. Es de sentido común”.

Vuelve a mirar antes de que la variante Delta comenzó a aparecer a finales de 2020. ¿Podríamos haber evitado la cepa por completo?

“Piénselo: cuanto más se vacunan, menos se puede transmitir ese virus de persona a persona”, dijo Hannapel. "Una tasa de vacunación más alta significaría que más personas estarían protegidas y menos rebotes de la variante Delta entre las personas vacunadas y no vacunadas".

Algunas personas argumentan que es demasiado tarde, dijo Hannapel, porque Delta también está afectando a los vacunados. ¿Pero de verdad hemos perdido la oportunidad de controlar a Delta?

No, dijo.

Una tasa de vacunación más alta, el hecho de que los niños tienden a evitar enfermedades graves cuando se infectan con COVID y las vacunas para niños más pequeños nos colocan en una posición para salir de la pandemia, dijo Hannapel.

Wolak también tiene esperanzas. Citó las 750,000 nuevas dosis de vacuna que se administran a diario y los mandatos potenciales para los grandes empleadores, así como pruebas continuas de que las vacunas funcionan.

"Continuaremos trabajando para convertir a las personas que están un poco indecisas (sobre las vacunas)", dijo. “En el transcurso de los próximos meses, tengo muchas esperanzas de que estaremos en una situación mucho mejor en un año. Tengo esperanzas para la primavera”.

Traducido por Victoria Johnson y Heidi Pérez-Moreno.

Comments

No comments on this story | Please log in to comment by clicking here