Cómo transferir a UNC-Chapel Hill como estudiante nicaragüense-americana ha formado mi periodismo

Thanks for reading Chatham County’s leading news source! Making high quality community journalism isn’t free — please consider supporting our journalism by subscribing to the News + Record today.

Unlimited Digital Access: $3.99/month

Print + Digital: $5.99/month

Posted

Ser hispana ha configurado mi identidad como persona y periodista de maneras que no me había dado cuenta — hasta ahora.  

Creciendo en Miami, Florida, fui criada en una comunidad predominantemente latina que mezcló una amplia variedad de identidades étnicas y raciales en una única zona.  

A menudo visitaba panaderías centroamericanas los domingos, veía tiendas en español y entraba en establecimientos donde la gente hablaba predominantemente español en toda la zona. En una típica excursión familiar, nos pasamos por mi restaurante nicaragüense favorito, Guayacan, y después recogimos picos y cajetas de las panaderías centroamericanas junto a nuestra casa. Yo instintivamente sabía besar a familiares y amigos de la familia en la mejilla en lugar de darnos la mano o abrazarnos cuando nos veíamos.  

Estaba acostumbrada a preguntar a los que me rodeaban, especialmente a los compañeros y a las personas que conocí, de donde eran ellos o sus familias. Me preguntaban a mí también, y yo diría que era nicaragüense-americana. Esa curiosidad era casi la segunda naturaleza para mí y la gente que me rodeaba. Poco cambió una vez que empecé como estudiante de primer año en una universidad local en la zona, Miami Dade College. Con más de 160 países y 63 idiomas representados entre los estudiantes, Miami Dade fue un conglomerado de distintas identidades raciales y étnicas.

Mis experiencias cambiaron sin duda una vez que me transfirieron a la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill durante mi primer año para estudiar periodismo. Sabía que la escuela es una institución predominantemente blanca (IPM), pero no fue hasta que realmente pisé el campus el pasado mes de agosto que realmente entendí. 

Me di cuenta de que pasaría los próximos dos años rodeados de personas que no comparten una identidad similar a mí, y que podría estar en una situación similar a lo largo de mi carrera y vida. Me ha hecho pensar cómo mi experiencia ha configurado mi identidad y papel como periodista. 

Me ha ayudado a abrazar mi propia cultura, y me ha ayudado inadvertidamente a comprender y contextualizar historias que se relacionan con comunidades marginadas. Por ejemplo, trabajé en un reportaje sobre un prestigioso comité de gobernanza de facultades que no ha tenido ninguna mujer o persona de color desde su creación hace 192 años. 

Cuando fui directora en jefe del periódico estudiantil de MDC, The Reporter, era típico para nuestras historias presentar a aquellos de origen insuficientemente representados. Pero al mudarme a una escuela diferente, me di cuenta de que ese no es el caso en muchos periódicos estudiantiles y profesionales por igual.

Quería usar mis experiencias para cubrir a la comunidad no angloparlante en todo el Triángulo, ya que sentí que era un grupo que no estaba recibiendo suficiente atención de los medios. Con los casos de COVID-19 aumentando en ese momento y la distribución de vacunación comenzando poco después, quedaron muchas historias por contar en estas comunidades, como la prevalencia de escepticismo ante las vacunas entre los inmigrantes y refugiados, así como la forma en que las familias no angloparlantes se adaptan a la educación virtual. Muchas prácticas culturales también han sido afectadas por la pandemia, como quinceañeras — y ¿cómo han ido las empresas latinas? 

Ser capaz de hablar español me ha ayudado a conectar con otros hispanos a través del Triángulo con historias que contar. He podido celebrar entrevistas en español y hablar con inmigrantes latinos sobre sus experiencias migrando a Carolina del Norte. 

Me ha ayudado a mejorar mis habilidades de narración. He aprendido a cavar más profundamente y comprender verdaderamente los matices y el contexto de venir de una comunidad no representada. Me lo llevaré conmigo mientras cubro otras comunidades marginadas fuera de los latinos.

Heidi Pérez-Moreno, una estudiante de UNC Hussman School of Journalism and Media, forma parte del equipo “La Voz de Chatham” del Chatham News + Record.

Comments

No comments on this story | Please log in to comment by clicking here