Clínica sin fines lucrativos sirve a la comunidad hispana de Chatham con servicios bilingües gratuitos

Thanks for reading Chatham County’s leading news source! Making high quality community journalism isn’t free — please consider supporting our journalism by subscribing to the News + Record today.

Unlimited Digital Access: $3.99/month

Print + Digital: $5.99/month

Posted
Updated:

SILER CITY — El típico consultorio médico atiende a los pacientes de lunes a viernes, ocho horas al día, y ya hace mucho que cerró cuando llega el sábado por la mañana.

En Vidas de Esperanza de Siler City, sin embargo, eso es justo cuando comienzan.

Dentro de un edificio de ladrillos en 401 N. Ivey Ave. durante varios sábados al mes, algunos médicos y estudiantes de UNC, así como los miembros de la comunidad, dedican un día completo de trabajo a ver y atender a pacientes — aproximadamente el 95% de los cuales son latinos.

Y lo hacen todo gratis.

“Todos trabajan 100% voluntariamente”, dijo el fundador y presidente de Vidas, Ascary Arias, de 47 años. “No le pago a nadie. No me pago a mí mismo. ... Si no le pago a nadie, todo ese dinero que no le pago a la gente va a la comunidad. Así es como yo lo veo”.

Establecida en Siler City hace unos nueve años, Vidas de Esperanza es una organización sin fines de lucro que ofrece a la comunidad servicios médicos y dentales gratuitos. En poco menos de una década, han reunido una lista de aproximadamente 1,400 pacientes médicos, además de alrededor de 600 pacientes dentales.

Cada último sábado del mes, Vidas realiza clínicas médicas y dentales simultáneas con médicos y estudiantes voluntarios de UNC. Todos están supervisados ​​por el médico jefe y vicepresidente de Vidas, Steve Kizer, quien también es el suegro de Arias. El primer o segundo sábado del mes, la organización también ofrece una clínica dental adicional. La lideran estudiantes y profesores de la Facultad de Odontología de la UNC — lo que convierte a Vidas en la clínica más grande que es dirigida por estudiantes en el área.

Además de chequeos, obstetricia / ginecología y servicios de atención primaria, la clínica trabaja con un laboratorio para realizar análisis de sangre, y proporciona a los pacientes medicamentos subsidiados gracias a acuerdos con las farmacias locales. Vidas también celebró recientemente su primera clínica de oftalmología (exámenes de la vista) el 24 de abril, una clínica en la que Arias le dijo anteriormente al News + Record que ya se habían inscrito unos 400 pacientes.

Y lo hacen todo con un presupuesto de unos $30,000. Además del trabajo voluntario, la clínica recibe la mayor parte de sus fondos y equipos médicos como donaciones. El propio Arias también se encarga de la mayor parte del trabajo de reparación de la clínica.

“Hacemos de todo”, agregó Carolina Torres, subdirectora de las clínicas médicas y dentales de Vidas. “Quiero decir, tenemos que limpiar la clínica. Tenemos que servir el almuerzo”.

Originaria de Honduras, Torres ha sido voluntaria en Vidas durante los últimos cinco años después de conocer a Arias en una cafetería de Pittsboro. Principalmente coordina las citas con los pacientes y el alcance de la clínica.

“Una vez entras en Vidas y dejas que Vidas interactúe contigo, créeme, es difícil detenerte incluso cuando estás cansada”, dijo. “... Para mí, es increíble cómo esta pequeña organización sin fines de lucro ni muchos recursos, porque definitivamente Vidas no tiene los recursos, el dinero, está haciendo tanto por esa comunidad y brindando tantos servicios”.

‘Arreglaremos algo’

Vidas de Esperanza no comenzó como una clínica médica y dental en Siler City. Más bien, todo comenzó como una iniciativa para ayudar a algunas comunidades de México. La idea de crear Vidas surgió por primera vez de un viaje al pueblo natal de Arias en México — y un recordatorio de la vida que había dejado atrás.

Originario de Ixmiquilpan, Hidalgo, Arias se mudó a los Estados Unidos cuando tenía 17 años para reunirse con sus padres en Fuquay-Varina en el condado de Wake. Su objetivo en ese momento, pensó, era encontrar trabajo en los campos de tabaco. Pero después de aprender inglés y trabajar en varios trabajos, puso su mirada un poco más alta. Decidió obtener una educación.

“No terminé la escuela en México”, dijo. “Básicamente, dejé de ir a la escuela cuando tenía tal vez 14 años. Realmente no tenía ninguna educación formal”.

Después de obtener su GED a principios de la década de 2000, asistió a GTCC durante un semestre en Greensboro, donde él y su esposa habían estado viviendo. A los 25 años, se trasladó a Greensboro College, donde se graduó con doble especialización en español y sociología, además de doble especialización en arte y estudios internacionales.

Durante su tercer año en 2004, Arias regresó a Ixmiquilpan con su esposa y algunos amigos, nueve años después de su partida. Visitó su antigua casa, que recordaba como una pequeña casa de ladrillos con techo de asbesto.

“Aunque”, dijo, “los últimos años que viví allí, no tenía techo”.

Pero al doblar la esquina, no encontró una casa vieja. Encontró un montón de ladrillos. El marco de la puerta, recordó, todavía estaba en pie, y cuando entró, un niño salió de detrás de los escombros. Iba descalzo.

“Si bien nunca caminé por las calles de mi pueblo natal sin zapatos, sí caminé por las calles con mucha hambre porque mis padres se fueron cuando yo tenía 14 años por última vez”, dijo, y agregó: “Mi hermano menor y yo nos quedamos solos. Así que pasamos mucho tiempo con hambre porque no teníamos comida ni nada. Ese chico me recordó eso”.

La vista encendió un fuego debajo de él, y cuando regresó a Greensboro, decidió comenzar Vidas de Esperanza. ¿Y por qué la nombró así?

“Cuando tienes 15 años y estás corriendo con tu hermano y estás robando comida y cerveza de los lugares por la noche, y al día siguiente, tienes que ir a la montaña a cazar para poder comer, realmente no tienes mucha esperanza”, dijo, y agregó: “Pensé en mí, en mis amigos y en las personas que he visto, un niño que vi morir, y es como, ‘No hay mucha esperanza, así que tal vez podemos ser ese lugar que da algo de esperanza, que le da a esta vida algo de esperanza’”.

En seis meses, había registrado a Vidas como una organización sin fines de lucro. Cuando se graduó de la universidad, Arias ya había hecho numerosos viajes al sur, llevando de 12 a 15 estudiantes y profesores de Greensboro College con él tres veces al año para hacer trabajo de socorro.

Al principio, dijo Arias, el trabajo de Vidas giraba principalmente en torno a su pueblo natal. Él y los voluntarios ayudarían a reconstruir escuelas, así como a distribuir suministros escolares y alimentos. Lentamente, Vidas evolucionó para ofrecer a las comunidades servicios médicos vitales.

Mientras trabajaba en México, una comunidad se le acercó y le pidió ayuda para construir una clínica médica. Arias accedió, ayudando a construir un edificio de 500 metros cuadrados para ofrecer clínicas médicas en Ixmiquilpan. Con la ayuda de Kizer, trajo a dos o tres médicos, que también viajaron con Arias para brindar servicios médicos a comunidades aledañas. Atendieron a unos 300 pacientes médicos en una semana.

Sin embargo, después de varios años, Arias dijo que se vieron obligados a detenerse cuando los gobiernos locales comenzaron a enviar brigadas médicas para cooptar sus clínicas.

“Los estábamos haciendo quedar mal, básicamente”, dijo, y agregó: “Yo estando allí haciendo tanto trabajo por las comunidades, es una de esas cosas en las que tenían miedo de que la gente comenzara a decir: ‘¿Cómo es que este tipo viene tan lejos desde Carolina del Norte y los Estados Unidos para hacer todo este trabajo, y nuestro gobierno no está haciendo nada?’”

Vidas dejó de operar allí con regularidad hace unos seis años, dijo Arias, y cambió su atención a servir a la comunidad hispana local en el condado de Chatham y las áreas circundantes, áreas en las que habían estado sirviendo desde 2012.

“No es que la necesidad no esté ahí (en México), porque sí lo es y es grande”, dijo. “Pero también es grande aquí. Y es mucho más accesible para mí. Tengo mi propio edificio. Entonces viene todo el mundo. No tengo que ir a ningún lado y todos vienen aquí”.

En 2012, Arias y su familia se mudaron a Pittsboro, y una vez que se enteró de varios “problemas socioeconómicos” que afectaban a la comunidad latina de Siler City, decidió investigarlo. Una de las mayores necesidades insatisfechas que encontró fue el escaso acceso a la atención médica.

“En ese momento, ni siquiera sé si era una ley, pero se entendía que la policía podía detener a cualquier latino que manejara o a cualquier otra persona”, dijo. “Y estaban haciendo esas cosas en las que tenían puestos de control, y la gente estaba siendo deportada de inmediato o apartada de sus familias. Entonces la gente dejó de manejar”.

Muchos no podían permitirse ver a un médico porque no tenían seguro médico. Pero muchos también eran indocumentados y le dijeron a Arias que simplemente no querían arriesgarse a manejar en caso de que los detuvieran y deportaran.

“Cuando llegó el momento, dije: ‘¿Sabes qué? Si tuvieran un lugar local donde no tuvieran que manejar demasiado lejos, o tal vez ni siquiera manejar, sería genial para ellos”, dijo. “Algunas personas todavía caminan hacia la clínica”.

Muchos también estaban asustados, agregó, acerca de compartir su información con organizaciones ya que estaban en Estados Unidos ilegalmente o podrían haberse metido en problemas. Y por eso Vidas no pide más información de la requerida.

“Solo digo, ‘Danos tu número de teléfono y tu dirección'’ y eso es solo porque hacemos análisis de sangre”, dijo. “Si tenemos el medicamento, no les preguntamos si pueden comprarlo. Se lo damos. Si no tenemos el medicamento y es muy caro, les preguntamos, ¿pueden comprarlo? Y nos lo dirán. Si pueden, genial. Si no pueden, arreglaremos algo”.

‘Ha sido una gran bendición’

Inicialmente fue difícil crecer la clínica en Siler City, dijo Arias. Debido a que la gente entraba y salía, tomó bastante tiempo para reunir una fuerza de trabajo voluntaria comprometida. Hacer correr la voz sobre la clínica también resultó ser un desafío.

“Fue una gran curva de aprendizaje”, agregó con una sonrisa.

Pero cuando llegó el COVID-19 el año pasado, Arias estimó que sus clínicas recibían entre 40 y 60 pacientes por día en promedio.

“Eso fue justo antes de COVID, y estaba aumentando como un loco”, dijo, “así que si creo que si COVID no hubiera golpeado, no sé qué estaríamos haciendo ahora. Estábamos viendo un montón de pacientes”.

El año pasado, el COVID-19 obligó a la clínica a cerrar durante un par de meses, pero en junio, reanudaron las clínicas los sábados — y nunca dejaron de atender a los pacientes, incluso durante su cierre de dos meses.

“Nuestros pacientes todavía necesitaban sus medicamentos”, dijo Arias, “Montones de ellos. Entonces, lo que hicimos fue hablar con la farmacia local, Chatham Cares, y aceptaron proporcionar los medicamentos a todos nuestros pacientes ... y simplemente me ahorraron la cuenta”.

La pandemia, dijo Torres, tuvo un “gran impacto”, especialmente al principio.

“Cuando reabrimos, definitivamente sentimos que la gente tenía miedo de ir”, dijo. “Solíamos tener 30 personas — a veces, en días locos, teníamos 45 pacientes en un sábado. Entonces, después de que abrimos, teníamos como 12, 15, así que, ya sabes, creo que fue un momento difícil para reconstruirnos nuevamente”.

Sin embargo, a pesar del impacto del COVID-19, tanto financiero como en la participación de los pacientes, la clínica ha seguido ampliando los servicios. Gracias a las conexiones de UNC, se asoció con la compañía farmacéutica Novavax para inscribir a varios pacientes dispuestos en ensayos de vacunas. Vidas también se ha asociado con UNC para realizar dos clínicas de vacunación, una en abril y otra este sábado.

Y además de agregar una clínica oftalmológica a su lista de servicios, tiene un plan para agregar dos nuevas salas de operadores dentales.

“Es difícil que vean a todos (en la clínica dental) porque la lista es muy larga”, dijo. “Por eso, tener esas dos nuevas salas de operadores será genial. Porque ahora mismo tengo tres. Si tengo cinco, son dos más cada vez porque el personal está ahí”.

Para muchas personas dentro y fuera de Siler City, Vidas de Esperanza ha sido una “gran bendición”, como dice una residente de Greensboro, Gioconda Duarte Livis. Lleva dos o tres años asistiendo a la clínica. Gracias a Vidas, dijo que pudo someterse a un examen de genética en Chapel Hill que no habría podido pagar de otra manera.

“Para mí, ha sido una gran bendición encontrar la clínica de Vidas de Esperanza”, dijo Duarte Livis al News + Record en español. “Ha impactado no sólo en lo positivo, sino que en lo personal. ... he podido tener la oportunidad de ser atendida por doctores y personal que está allí y que lo hacen voluntariamente”.

Y para Torres, ese tipo de impacto describe la importancia de Vidas para la comunidad.

“He podido ver todo tipo de cosas, como gente llorando, gente en emergencias, gente asustada porque no hablan inglés y estresada porque no tienen papeles”, agregó. “Entonces, cuando ves todo eso, sientes la necesidad de hacer algo. Creo que eso es lo que estamos tratando de hacer”.

Se puede contactar a la reportera Victoria Johnson en victoria@chathamnr.com.

Comments

No comments on this story | Please log in to comment by clicking here
Please log in or register to add your comment