Chapel in the Pines ve baja participación en su primera clínica de vacunación contra COVID-19

Thanks for reading Chatham County’s leading news source! Making high quality community journalism isn’t free — please consider supporting our journalism by subscribing to the News + Record today.

Unlimited Digital Access: $3.99/month

Print + Digital: $5.99/month

Posted

CHAPEL HILL — Durante la distribución de vacunas en Chatham, el residente Dionicio Hernández no se preguntó si quería vacunarse contra el COVID-19.

Se preguntó: “¿Cuando?”

“Tengo una hija pequeña, una niña chiquita y no me gustaría que por mi culpa se contagie ella”, dijo Hernández, de 36 años, al News + Record en español. “Trabajo atendiendo mucha gente. Platico con mucha gente. Entonces estoy muy expuesto”.

Pero muchos proveedores organizan clínicas entre semana — precisamente cuando Hernández no puede asistir. Vende llantas casi todos los días de su negocio de Pittsboro, The Circle Used Tires, así que cuando se enteró de una clínica de vacunación dominical, aprovechó la oportunidad.

“Casi que siempre estoy corriendo todo el tiempo, y entre semana pues no tengo tiempo”, dijo. “Como tengo un negocio, tengo que estar atendiendo y se hace un poco difícil. Por eso, vine el domingo, que el domingo no se trabaja”.

De 2 a 6 p.m. el 23 de mayo, Chapel in the Pines Presbyterian Church organizó su primera clínica de vacunación contra el COVID-19 con el Vínculo Hispano y Better Care, un proveedor médico en Greensboro. Allí, dentro del salón social de la iglesia, o “salón para todos”, Hernández se sentó, se arremangó la manga izquierda y recibió su primera dosis de la vacuna Moderna.

Fue una de las pocas personas que vinieron: solo alrededor de nueve o 10 pasaron por la clínica — mucho menos de lo que esperaban los organizadores. Hace dos semanas, el gerente de proyectos COVID-19 del Vínculo Hispano, Will Mendoza, le dijo al News + Record que los organizadores buscaban vacunar al menos a 100 personas.

“Pero estamos felices de haber vacunado a más personas”, agregó Mendoza.

Según Phillip Hobbs de Better Care, la clínica también tenía disponibles alrededor de 600 dosis de las tres vacunas autorizadas en los EE. UU.: 200 dosis de Pfizer, 200 de Moderna y aproximadamente 200 de Johnson & Johnson.

“Estos eventos son muy impredecibles”, dijo Hobbs, socio gerente de Better Care y médico. “Hay eventos en los que aparecen como siete personas, y luego hay eventos en los que aparecen 400 personas. Realmente no sabes cuál vas a tener”.

Antes del evento, los tres organizadores dijeron que habían recibido “alguna respuesta”, pero no mucha.

¿Y por qué recibieron una participación tan baja?

“Creo que la mayoría de los frutos maduros ya se han cosechado en cuanto a vacunar a las personas”, dijo Hobbs, “y creo que el consenso en la comunidad médica en este momento es que tenemos que ir y encontrarnos con los pacientes donde están y luego también necesitamos calmar y educar a alguna gente”.

Sin embargo, más allá de las dudas sobre las vacunas, Mendoza cree que otro problema puede haber debilitado la respuesta, particularmente entre la comunidad hispana: la falta de transporte.

“Mucha gente estaba muy interesada porque era un fin de semana y ... el desafío es la ubicación. El transporte, es un gran, gran problema”, dijo, y agregó: “Así que creo que en lo que respecta al día, hubo entusiasmo por parte de la gente que dijo: ‘Oh, genial, no tengo que trabajar. Podría ir’. Luego se convirtió en: ‘Pero, ¿cómo llego allí?’”

Los socios se comunicaron con Chatham Transit Network para intentar de organizar el transporte al sitio de vacunaciones, pero Chatham Transit solo opera los días de semana. Pero a la vez, agregó Mendoza, estaban felices de operar los sábados con suficiente antelación.

A pesar de la baja participación, Mendoza todavía llama la clínica un éxito.

“A pesar de que vino un número pequeño, las personas que asistieron, al menos por conversaciones rápidas, no podrían haberlo hecho ningún otro día”, dijo. “Los sábados no funcionan bien para ellos o los días de la semana no funcionan bien para ellos, por lo que tener este evento les permitió vacunarse”.

Y ese fue precisamente su propósito.

‘Realmente queríamos ofrecer nuestro espacio para los demás’

Según los tres socios, el motivo de la clínica de vacunación era llegar a las comunidades marginadas, así como a aquellas como Hernández que no podían asistir a las clínicas de lunes a viernes debido al trabajo.

“Somos conscientes de que North Chatham tiene un alto porcentaje de personas vacunadas, pero faltan algunas de las comunidades desatendidas”, dijo el pastor de Chapel in the Pines, Andrew Taylor-Troutman. “Así que queríamos asociarnos específicamente con (el Vínculo) para tratar de llegar a esas comunidades, en particular la de habla hispana, y queríamos ofrecerlo el domingo para las personas que trabajan los otros seis días de la semana".

Otros problemas de acceso también podrían impedir que muchos se vacunen, agregó Hobbs.

“No tienen teléfono, no tienen acceso a Internet, no hablan el idioma, o algunas veces se trata de todas esas cosas combinadas”, dijo, “y no es que no quieran vacunarse, simplemente no cabe en su día a día”.

Con eso en mente, los tres socios se reunieron hace aproximadamente un mes para planificar y preparar el evento: Better Care proporcionó las vacunas y el personal, el Vínculo Hispano brindó alcance bilingüe y Chapel in the Pines proporcionó el lugar.

Ubicada en Great Ridge Parkway, Chapel in the Pines es una iglesia presbiteriana relativamente nueva. Rodeado de árboles, se fundó en 2009. Se había asociado con el Vínculo Hispano desde que estalló el COVID-19 para ayudar a quienes se encuentran en una situación económica desesperada a pagar sus facturas. Para servir a la comunidad en general, la iglesia pronto decidió promover y facilitar las vacunaciones contra el COVID-19.

“Estamos muy agradecidos de poder tener personas en nuestro espacio, no solo para personas y miembros de esta iglesia, sino para servir a la comunidad en general”, dijo Taylor-Troutman. “Tan pronto como fue seguro, realmente queríamos ofrecer nuestro espacio para los demás”.

Asimismo, Better Care recurrió recientemente a las vacunaciones contra el COVID-19 en colaboración con la Old North State Medical Society, una de las sociedades médicas más antiguas de Estados Unidos para médicos afroamericanos. ONSMS, dijo Hobbs, proporcionó a Better Care el equipo necesario para las clínicas móviles de vacunación.

Con la ayuda de Better Care y del departamento de salud de Chatham, Chapel in the Pines transformó su espacio en una clínica de vacunación improvisada. Fue el primer evento público en interiores que la iglesia ha organizado desde marzo pasado. El santuario de la iglesia proporcionó el espacio para los períodos de observación de los pacientes de 15 a 30 minutos.

“La posibilidad de una reacción alérgica a la inyección es extremadamente baja. Lo que (los médicos) ven a menudo es que la gente simplemente se pone ansiosa”, dijo Taylor-Troutman. “Así que queríamos usar el santuario como un espacio relajante. … Mucha gente viene a este espacio y recibe el sentido de que este es un lugar especial”.

‘Los próximos pasos’

Chapel in the Pines tendrá una clínica de segunda dosis el 20 de junio para los pacientes que recibieron tanto Pfizer como Moderna, pero Taylor-Troutman espera que la iglesia pueda seguir ofreciendo clínicas incluso más allá de eso.

“Esperamos hacerlo durante todo el verano si hay una necesidad allí”, dijo y agregó: “Posiblemente incluso todas las semanas. … Pero también creo que podría ser útil ya que continúan ofreciéndola a los más jóvenes”.

Hobbs dijo que Better Care estaba “abierto” a tener más clínicas en la iglesia, pero también dijo que cree que el futuro de las vacunaciones contra el COVID-19 probablemente estará en otro entorno.

“Aparte de esto, casi todas las vacunas que he recibido han sido en el consultorio de mi médico”, dijo. “Quiero decir, ¿cuándo fue la última vez que te vacunaron en otro lugar que no sea el consultorio de tu médico? Así que estamos tratando de devolver esto al consultorio del médico”.

Eso, dijo, es parte de su plan de vacunación, además de llevar las vacunas a iglesias y otros lugares en los que la gente confía.

“En lugar de tener su médico preparar y hacer todo eso”, agregó, “saldríamos con nuestra camioneta móvil y diríamos: ‘Oigan, díganles a sus pacientes que cuando estén listos, estaremos aquí el martes, y vacunaremos a quien se presente en su oficina’”.

Para ciertas comunidades, Mendoza dijo que cree que “hay un espacio para eso”, pero no cree que la comunidad hispana sea una de ellas, principalmente debido a las diferencias culturales. Escuchó a los médicos decir que muchas personas se sienten más seguras en los consultorios médicos y, aunque los residentes hispanos más jóvenes podrían estar de acuerdo con eso, no está seguro de que muchos otros lo estén.

“Solo vamos al médico cuando realmente tenemos que ir”, dijo. “Culturalmente, no creo que nuestra comunidad vea al médico como el primer recurso de información. Solo vamos al médico cuando estamos súper enfermos”.

En cambio, piensa que la divulgación directa, llevar vacunas a los vecindarios, y una comunicación más dirigida pueden ser una buena manera de aumentar las tasas de vacunación en la comunidad hispana, aunque espera más datos para determinar eso.

De los muchos eventos de vacunación que ha organizado el Vínculo, Mendoza dijo que se enteraron de que algunos miembros de la comunidad quisieran vacunarse pero aún no han podido hacerlo. Algunos tienen tres trabajos; otros no tienen transporte. Otros solo necesitan más información.

“Cualquier información que publicamos al principio conmovió a las personas interesadas”, dijo. “Ahora necesitamos adaptar esa información para educar a las personas que no han decidido si quieren (vacunarse) porque XYZ”.

Llevar las vacunas directamente a los vecindarios eliminaría muchas barreras para vacunarse, dijo, brindaría información y permitiría a las personas la opción de vacunarse en el lugar.

“Esas son las cosas que estamos aprendiendo de todos estos eventos ... que debemos esforzarnos más para educar a las personas que aún no han tomado una decisión, escucharlas y responder a los desafíos porque tienen sus razones para eso, ya sea la educación o la accesibilidad”, dijo. “Tenemos que empezar a solucionarlos. A medida que llega el verano, creo que esos son los próximos pasos”.

Se puede contactar a la reportera Victoria Johnson en victoria@chathamnr.com.

Comments

No comments on this story | Please log in to comment by clicking here
Please log in or register to add your comment