Una cuarta parte de la población hispana de Chatham está parcialmente vacunada, pero tasas van por debajo de otros grupos

Thanks for reading Chatham County’s leading news source! Making high quality community journalism isn’t free — please consider supporting our journalism by subscribing to the News + Record today.

Unlimited Digital Access: $3.99 for 1 month, $39 for 1 year.

Posted
Updated:

Casi cuatro meses después del inicio de las vacunaciones contra el COVID-19 de Chatham, poco menos de una cuarta parte de la población hispana de Chatham se ha vacunado parcialmente — una tasa que es más de 10 puntos porcentuales abajo del promedio general del condado.

“Hemos progresado en los últimos cuatro meses, pero todavía hay trabajo por hacer”, dijo el director de salud pública de Chatham, Mike Zelek, al News + Record el lunes.

Según el panel estatal de vacunaciones, el 24.4% de la población hispana de Chatham ha recibido al menos una dosis de una vacuna anti-covid, mientras que el 13.2% está completamente vacunado, según los números del 19 de abril. Comparativamente, poco más del 42% de la población total de Chatham ha sido parcialmente vacunado mientras que el 31.2% está completamente vacunado.

Las tasas de vacunación hispana también están por debajo de las pertenecientes a la mayoría de otros grupos étnicos y raciales en Chatham. Más del 38% de las poblaciones blanca y asiática / isleñas del Pacífico se han vacunado parcialmente, mientras que el 31% de la comunidad negra ha recibido al menos una dosis. Con un 10.2% de vacunación parcial, solo la comunidad indígena americana está a la zaga de la comunidad hispana de Chatham en las tasas de vacunación, según el panel del estado.

“Cuando solo los grupos 1 y 2 eran elegibles, alrededor del 3% de las vacunas iban a la población hispana”, dijo Zelek. “Eso se ha más que duplicado, pero los residentes hispanos todavía están subrepresentados en las vacunas contra el COVID, al igual que los residentes negros / afroamericanos, aunque la disparidad no es tan grande”.

Según el panel estatal, el 7% de todas las primeras dosis administradas a los residentes de Chatham han ido a residentes hispanos desde mediados de diciembre hasta el 19 de abril. Los residentes hispanos del condado representan el 12.1% de la población total.

“No es una sorpresa”, dijo Will Mendoza, el nuevo Gerente de Proyectos COVID-19 del Vínculo Hispano. “Creo que las cifras han sido constantes desde que comenzó el proceso de vacunación. Lo que nos confirma es el desafío sistémico que enfrenta nuestra comunidad — principalmente impulsado por la tecnología”.

Las campañas de vacunación, dijo, dependen en gran medida del acceso a Internet y los formularios de registro en línea, algo a lo que muchas comunidades de color tradicionalmente han tenido acceso limitado. Otros obstáculos surgen, agregó, cuando los procesos de registro de vacunación no son intuitivos y no están en el idioma nativo de alguien.

“La información (de registro) no se traduce rápidamente en acción”, dijo Mendoza, “y ese es un vacío que El Vínculo está tratando de llenar trabajando constantemente con socios y hablando con los funcionarios de salud sobre los desafíos que está teniendo la comunidad, para que puedan actualizar sus procedimientos y mejorar la accesibilidad”.

¿Por qué hay una brecha de vacunación?

La brecha tecnológica y los problemas de accesibilidad han presentado obstáculos para la vacunación para algunos residentes latinos, pero esos no son los únicos desafíos en juego, muchos miembros de la comunidad le han dicho al News + Record. Muchos residentes hispanos simplemente no eran elegibles para recibir la vacuna durante los primeros meses del inicio de las vacunaciones en el condado, dijo Zelek.

Durante los primeros dos meses, solo los trabajadores médicos de primera línea, así como los adultos de 65 años o más, habían sido elegibles para vacunarse. En Chatham, solo alrededor del 2.4% de todos los adultos de 65 años o más son hispanos.

“Esto afectó las tasas al principio del lanzamiento de la vacunación (sin descartar estos otros problemas estructurales)”, dijo Zelek. “La mayoría de la población de 18 años o menos aún no puede vacunarse (excepto los de 16 a 17 años), y los residentes hispanos representan aproximadamente una cuarta parte de los residentes de Chatham menores de 18 años”.

De las tres vacunas aprobadas en los EE. UU. para la Autorización de Uso de Emergencia, solo la vacuna Pfizer puede administrarse a jóvenes de 16 y 17 años. La mayoría de los proveedores de vacunas de Chatham solo ofrecen la vacuna Moderna, que solo se puede administrar a adultos mayores de 18 años.

La vacilación y la información errónea sobre las vacunas también pueden haber reducido las tasas de vacunación entre la comunidad hispana. El padre Julio Martínez de la Iglesia Católica de Santa Julia le dijo al News + Record hace varias semanas que había visto una gran cantidad de vacunas erróneas y desinformación circulando por la web y entre su congregación.

“Eso ha creado miedo y reservas en la mente de muchas personas”, dijo. “He ... tratado de sofocar ese miedo diciéndole a nuestra gente que tenemos que escuchar a los expertos médicos y no a estos locos que están publicando todo tipo de información errónea y llenando a la gente de miedo. Y sigo haciéndolo porque tenemos que hacer esto por el bien común”.

Hannia Benítez del Vínculo, quien anteriormente trabajó como la Gerente interina de Proyectos COVID-19 de la organización, también le dijo al News + Record que había estado trabajando para combatir mitos y temores similares ante las vacunas.

“Hay tanta desinformación”, dijo en ese momento. “Escuchamos como, ‘Bueno, dijeron, vamos a mutar’. Tenía una persona a la que llamé antes (esa) semana, y ella dijo, ‘Escuché que la gente se convierte en zombis’”.

¿Y ahora qué?

El Vínculo ha estado llevando a cabo una campaña de educación sobre vacunas durante meses. Junto con los departamentos condales de salud y los proveedores de vacunas locales, el personal ha organizado varios eventos de Facebook Live “bien recibidos” en español para desacreditar los mitos de las vacunas y decirles a los espectadores cómo vacunarse en los condados de Chatham y Alamance.

Por eso Mendoza dijo que cree que los problemas sistémicos, como la brecha tecnológica y la falta de acceso, están impulsando las bajas tasas de vacunación hispana en Chatham más que la información errónea o la vacilación sobre las vacunas. Como tal, dijo que el Vínculo ha estado trabajando más recientemente con los proveedores de vacunas para ayudar a los residentes hispanos a apuntarse para vacunaciones y superar las barreras sistémicas que impiden el acceso a las vacunas.

“Creo que esa es la dirección que estamos tomando”, dijo, “pero desde la información hasta la ejecución, ya sabes, lleva un poco de tiempo”.

En marzo, el personal ayudó a coordinar una clínica de vacunación en Santa Julia, donde el departamento de salud vacunó a 280 residentes hispanos. El próximo sábado, estarán nuevamente en Santa Julia, donde el departamento de salud se asegurará de que los residentes reciban sus segundas inyecciones de Moderna. La clínica también administrará alrededor de 100 primeras dosis, dijo Mendoza.

“Lo estamos promocionando en las redes sociales y estamos tratando de llamar la atención de más personas para que se vacunen”, dijo. “Según la respuesta, si tenemos una lista de espera grande, intentaremos tener otra clínica para servir a las personas que no reciban la vacuna este sábado”.

Asimismo, el departamento de salud de Chatham ha hecho “esfuerzos intencionales” para llegar a los residentes hispanos, dijo Zelek, y continuará haciéndolo. Hasta el martes por la mañana, el 14.4% de las primeras dosis del departamento de salud habían ido a los residentes latinos, una tasa casi el doble del promedio combinado del condado.

Como parte de sus “esfuerzos intencionales”, el CCPHD ha trabajado con iglesias predominantemente hispanas, incluidas Santa Julia y Roca Fuerte en Pittsboro, para organizar clínicas de vacunación masiva. Enviaron dosis a Mountaire Farms para ayudar a la empresa a vacunar a su fuerza laboral predominantemente hispana. También se dirigieron directamente a los vecindarios hispanas, como Love’s Creek, para apuntar a los residentes e incluso realizar algunas vacunaciones.

En el futuro, Zelek dijo que el CCPHD continuará trabajando con socios comunitarios para compartir información y aumentar el acceso a las vacunas. Pero últimamente, agregó, se necesitará más de un solo proveedor para cerrar la brecha de vacunación hispana en Chatham.

“Como proveedor, hemos demostrado que estos esfuerzos intencionales pueden ayudar a superar estos problemas estructurales”, dijo Zelek. “Colectivamente, nos queda trabajo por hacer para reducir esta brecha”.

Se puede contactar a la reportera Victoria Johnson en victoria@chathamnr.com.

Comments

No comments on this story | Please log in to comment by clicking here
Please log in or register to add your comment