Bajo una nueva dirección, Carolina Cravings combina lo mejor de dos mundos

Thanks for reading Chatham County’s leading news source! Making high quality community journalism isn’t free — please consider supporting our journalism by subscribing to the News + Record today.

Unlimited Digital Access: $3.99 for 1 month, $39 for 1 year.

Posted
Updated:

PITTSBORO — A menos de una cuadra del histórico palacio de justicia en Pittsboro, dos jóvenes inmigrantes mexicanas han preparado algo nuevo con una vieja receta.

Durante casi dos años, Carolina Cravings sirvió delicias sureñas desde 84 Hillsboro Street a la comunidad de Pittsboro y más allá. Ahora, Carolina Cravings está bajo una nueva dirección, y las copropietarias Yeraldyn Martínez e Iliana Jesús Escalante-Palacios tienen una visión diferente para su nuevo negocio.

“Estamos tratando de involucrar a ambas comunidades: la comunidad hispana y la otra comunidad”, dijo Escalante-Palacios al News + Record. “... Estamos tratando de hornear ambas recetas, como pastel de nueces o barras de pastel, y luego involucrar el pan hispano. Solo queremos que nuestra comunidad y esta comunidad se unan”.

Desde fuera de la panadería, parece que nada ha cambiado. El mismo techo de toldo sobresale de la fachada de ladrillo. Los mismos dos escaparates exhiben decoraciones variadas y, por supuesto, la panadería todavía tiene el mismo nombre.

Dentro hay una historia diferente. En lugar de un rojo intenso, las paredes ahora son de un rosa claro. Todos los muebles han sido reorganizados y las golosinas a la venta ofrecen a los clientes una mezcla bicultural.

Atrás, Escalante-Palacios hornea con su hermana Ángeles, a quien ella llama su “segunda mamá”, y la mamá de Martínez, María, o “Mama Coco”. Al frente, Martínez saluda a los nuevos clientes y les da un pequeño recorrido por la tienda a los que lo deseen.

“Me encanta hablar con todos, como alegrarles el día”, dijo Martínez. “Me encanta compartir esas publicaciones en las redes sociales, tomar fotos. Todos los que entran, les doy un pequeño recorrido por la tienda y les hago sentir como en casa”.

En la exhibición al frente, hay el “brownie perfecto”, muffins de strudel de manzana y barras de limón, pero también hay pan dulce. Entre los muffins y las barras de limón se encuentran las conchas de vainilla y chocolate.

Junto a un lote de galletas M&M, puede encontrar yoyos y a veces, también tienen bolillos. En otra parte de la tienda, los clientes pueden encontrar pasteles de cumpleaños y una variedad de trufas y macarrones.

Y eso tampoco es todo lo que planean ofrecer.

“Estamos tratando de poner comida aquí también, pero todavía no hemos llegado a ese paso”, dijo Escalante-Palacios, y agregó: “Pero en este momento, son principalmente pasteles y pan mexicano o pan hispano”.

También dijo que están buscando hornear chocolates, expandir sus opciones de café y vender creaciones de frutas frescas. También les gustaría agregar churros al menú.

“Los yoyos y las conchas son un gran éxito”, agregó. “Así que estamos tratando de ofrecer más de eso. Intentaremos poner orejas, chocoflan, flan regular. Estamos tratando de hacer mantecadas”.

Más allá de lo bicultural, Carolina Cravings también se ha vuelto bilingüe. Dentro de la tienda, la gente habla tanto inglés como español; muchos letreros también están en ambos idiomas y la mayoría de sus publicaciones en las redes sociales transmiten mensajes en inglés y español. En varias publicaciones recientes de Facebook, la mitad de los comentarios están en inglés. La otra está en español.

Debajo de una publicación reciente sobre bolillos, una persona comentó en español: “Ricos estos. Sí, saben como los de México”.

Hasta ahora, Escalante-Palacios dijo que ella y Martínez han visto una mezcla de clientes provenientes de ambas comunidades, hispanas y no. Eso, dijo, tal vez haya sido el mayor cambio con respecto al antiguo Carolina Cravings, donde trabajo.

“Siente bien ver a muchas de estas familias venir porque no harían eso cuando solo fuera Carolina Cravings”, dijo Escalante-Palacios. “Y luego creo que nosotros haciendo la publicidad en ambos idiomas y la publicidad de nuestra familia trajeron más de la comunidad aquí, como de Sanford, de Siler City. ... los hispanos vienen aquí por su café, por su cafecito en la mañana con el pan”.

Con una sonrisa, agregó: “Me gusta ver eso”.

‘Lo podemos probar’

El nuevo Carolina Cravings abrió por primera vez el 13 de febrero, pero ambas propietarias pueden rastrear su asociación hasta una decisión rápida de conversar en su iglesia hace casi un año y medio.

Escalante-Palacios y Martínez, ambas de 23 años, nacieron en México. Desde un pequeño pueblo de Guerrero, Escalante-Palacios emigró a los Estados Unidos con su familia cuando tenía 10 años. Creció en Sanford. Asimismo, Martínez nació en Zacatecas, pero llegó a los Estados Unidos cuando tenía 11 años. Creció en Pittsboro.

Ambos asisten a la única iglesia hispana de Pittsboro, la Iglesia Bautista Misionera Roca Fuerte, y comenzaron a hablarse una a otra a finales de 2019.

“Solía ​​verla todo el tiempo en la iglesia, pero nunca le hablaba”, dijo Escalante-Palacios. “Y luego (en 2019), fue entonces cuando comenzamos a hablar entre nosotras”.

Las dos también tenían conexiones a través de la repostería: la mamá de Martínez trabajaba en Phoenix Bakery en Pittsboro, la empresa prima de Carolina Cravings, y le enseñó a Escalante-Palacios algunos consejos de recetas después de que ella comenzó a trabajar en Carolina Cravings a fines de 2019.

La pandemia lo puso todo en marcha.

“Por lo que supe, en ese momento, es que el negocio no estaba funcionando tan bien debido a la pandemia, y la propietaria al mismo tiempo decidió buscar otra oportunidad fuera de ese negocio”, dijo Escalante-Palacios, y agregó: “Y ahí es cuando me dijeron: ‘Oye, no va muy bien, así que estamos tratando de cerrarlo’”

Poco después, las dueñas anteriores de Carolina Cravings decidieron vender el negocio o alquilarlo, y fue entonces cuando se lo ofrecieron a Escalante-Palacios y a la madre de Martínez.

“Y ahí es cuando decidimos, ‘Oye, es una gran oportunidad. Tal vez podamos solucionarlo, ya sabes’”, dijo Escalante-Palacios.

“Mi mamá me lo contó”, agregó Martínez. “... Ella no quiere la responsabilidad de ser dueña de un negocio. Dijo que nos iba a ayudar a hacerlo, pero no quiere eso sobre sus hombros. Ella pensó en nosotros”.

Las dos siempre habían soñado con ser dueñas de su propio negocio, así que una vez que surgió la oportunidad, la aprovecharon.

“Es una gran oportunidad”, dijo Escalante-Palacios, y agregó: “De hecho, estaba asustada porque vi el negocio durante la pandemia. Y estaba asustada, como, ¿y si no funciona, sabes? ¿Y si esto? ¿Y si eso? Pero (Martínez es) como, ‘Lo podemos probar’”.

Firmaron los contratos para el negocio el 8 de febrero y abrieron solo cinco días después a las 7 a.m., un día antes del Día de San Valentín.

“Nos tomó menos de una semana abrir, lo cual es increíble”, dijo Martínez riendo. “Yo digo como, ‘Nunca había trabajado tan duro en mi vida. Nunca había limpiado tan duro en mi vida’”.

“Fue una locura”, agregó Escalante-Palacios.

Han recibido mucho apoyo para llegar a este punto, dijeron, tanto de sus familias, las dueñas anteriores y la comunidad de Pittsboro en general.

“Aunque todavía estamos en una pandemia y la construcción continúa, la comunidad de Pittsboro ha sido un gran apoyo para todos, como Virlie's (Grill) y toda la gente local”, dijo Martínez. “Ellos han estado compartiendo nuestras publicaciones, viniendo y asegurándose de que estemos bien y a ver el lugar. Disfrutan de todos los cambios que hemos hecho”.

Una tienda en particular también alivió sus preocupaciones sobre la apertura, agregó Martínez, y esa es la Tienda Hispana El Rayo en 119 Hillsboro Street — una tienda que Martínez y Escalante-Palacios dijeron que también esperan apoyar.

“Sé que fueron lo suficientemente valientes como para lanzarse al negocio durante la pandemia”, dijo Martínez. “... Eso me hizo sentir un poco más cómoda que la tienda hispana ya estaba aquí, y eso nos abrió la puerta para que entremos y ofrezcamos nuestras golosinas hispanas también”.

Hasta ahora, ambas han disfrutado trabajando juntos, horneando golosinas y conociendo a gente nueva. A pesar de las preocupaciones sobre la pandemia y la construcción en la rotonda de Pittsboro, están contentas de haber corrido el riesgo. E incluso si no funcionó, o no funcionará, ambas dijeron que simplemente encontrarían algo más y seguirían persiguiéndolo.

“No íbamos a detenernos aquí y simplemente dejarlo. Íbamos a buscar algo juntas también”, Escalante-Palacios, y agregó:“ Lo comenzaremos y veremos cómo va. Si no funciona, podemos intentar otra cosa. Creo que eso es lo principal — solo de tener fe”.

Se puede contactar a la reportera Victoria Johnson en victoria@chathamnr.com.

Comments

No comments on this story | Please log in to comment by clicking here
Please log in or register to add your comment

Subscribe to The Chatham Brew now to get the latest news from Chatham County straight to your inbox.

* indicates required
/ ( mm / dd )