Alumnas de UNC lanzan programa de prevención dental para pacientes hispanos en clínica de Siler City

Thanks for reading Chatham County’s leading news source! Making high quality community journalism isn’t free — please consider supporting our journalism by subscribing to the News + Record today.

Unlimited Digital Access: $3.99/month

Print + Digital: $5.99/month

Posted

SILER CITY — Dentro de un humilde edificio de ladrillos en 401 N. Ivey Ave., dos alumnas de odontología en UNC han tramado un programa para inculcar los hábitos necesarios — y la esperanza — en pacientes para lograr una salud bucal durante toda la vida.

Literalmente.

El programa — H.O.P.E. (esperanza), o Prevención y Educación de Salud Oral Hispana — busca ofrecer a los pacientes hispanohablantes educación en salud oral y atención individualizada en Vidas de Esperanza, una clínica médica y odontológica de Siler City. 

El último objetivo de H.O.P.E., según los cofundadores Sylvette Ramos-Díaz y Arlet Montes Sánchez, es capacitar a los pacientes para que se hagan cargo de su propia salud bucal y prevenir complicaciones bucales debilitantes y costosas en el futuro.

"Estamos tratando de cambiar la forma en que ven la odontología y cómo pueden trabajar activamente para mantener sus dientes", dijo al News + Record Ramos-Díaz, alumna de segundo año de odontología en UNC Adams School of Dentistry. "Muchos de ellos esperan perder todos sus dientes con la edad, y eso no es correcto, así que los estamos educando tanto como sea posible”.

Vidas de Esperanza se asoció por primera vez con la escuela de odontología de UNC para ofrecer a la comunidad servicios dentales bilingües gratuitos hace unos cinco o seis años. Desde entonces, los estudiantes de UNC y los profesores licenciados tienen clínicas dentales allí generalmente dos sábados al mes, proporcionando principalmente empastes y extracciones para los pacientes que lo necesitan.

Pero ahora, Ramos-Díaz, Montes Sánchez y un pequeño equipo de voluntarios han estado pasando casi todos los sábados en Vidas, atendiendo a pacientes de 8 a.m. a 6 p.m. — y a veces aún más tarde. En un día típico, dijo Ramos-Díaz, es posible que vean un promedio de 16 pacientes, tanto ya existentes como nuevos.

Hasta el lunes por la tarde, 44 pacientes se habían inscrito en H.O.P.E. — y esperan ver aún más.

“La esperanza es que lleguemos al menos en los 80 al final del proyecto”, dijo Montes Sánchez, alumna de tercer año de odontología.

El programa H.O.P.E. dura aproximadamente tres meses desde el papeleo inicial hasta la encuesta de salida. ¿Y la mejor parte? Todo se da en español. Ramos-Díaz y Montes Sánchez son hablantes nativas de español de Puerto Rico y Cuba, respectivamente.

Después de que los nuevos pacientes completan su papeleo médico, Ramos-Díaz y Montes Sánchez los tratan primero a un vídeo educativo de casi 19 minutos. Éste explica el programa, habla sobre las opciones de tratamiento y repasa conceptos básicos dentales.

“Básicamente parecemos dos reporteras de noticias y mostramos fotografías de vez en cuando”, dijo Ramos-Díaz entre risas. “Como, ‘Esta es una caries. Esta es una amalgama. Esto es un composite’. Eso”.

Una vez que los pacientes ven el video, se someten a una serie de exámenes — incluidas radiografías y análisis de placa y saliva — que determinarán el tipo de tratamiento y educación que recibirán. También comenzarán a repasar las instrucciones básicas de higiene bucal.

“De hecho, estamos con nuestros pacientes y los vemos cepillarse los dientes”, dijo Ramos-Díaz. "Les damos un cepillo de dientes y pasta de dientes, y les damos consejos, les hacemos saber lo que están haciendo bien, lo que necesitan mejorar".

Para la siguiente serie de visitas, el equipo H.O.P.E. monitorea los hábitos de higiene bucal de los pacientes y pasa constantemente por sus planes de tratamiento. Dependiendo de las necesidades de los pacientes, proporcionarán profilaxis o limpieza dental, además de raspado y alisado radicular (SRP), más bien limpiezas profundas — ambos servicios que las clínicas dentales bimensuales de Vidas rara vez brindan debido a restricciones de tiempo y recursos.

En la visita de tres meses, los pacientes reciben una encuesta de salida para evaluar lo que han aprendido, además de una cita en seis meses con la clínica dental habitual de Vidas.

"Realmente estamos haciendo un gran esfuerzo para asegurarnos ... de que estamos trazando un registro para traerlos de regreso dentro de un año para un seguimiento porque antes no existía tal cosa como el seguimiento de un paciente", dijo Ramos-Díaz. "Siempre fue por orden de llegada, por lo que estamos tratando de ser un poco más estructurados para asegurarnos de que ningún paciente se quede atrás".

‘La mejor manera en que podemos ayudarlos’

Vestido de pies a cabeza con PPE, Ramos-Díaz pisó por primera vez Vidas de Esperanza en octubre pasado con un equipo de otros estudiantes de odontología para reiniciar los servicios dentales en la clínica después de una larga pausa relacionada con la pandemia.

Ella acababa de comenzar la escuela de odontología un par de meses antes y estaba ansiosa por involucrarse en la clínica dental dirigida por estudiantes. Sin embargo, después de unas semanas, ella y Montes Sánchez notaron un gran problema.

“Muchos de nuestros pacientes regresaban a nuestra clínica con los mismos problemas que tenían la primera vez que los vimos”, dijo Ramos-Díaz. "Parecía que las cosas no estaban mejorando necesariamente — a veces tal vez estaban progresando y no de la mejor manera".

Se dieron cuenta de que todo se remontaba a poca o ninguna educación sobre salud bucal, dijo; muchos de sus pacientes no sabían cómo cuidar adecuadamente sus dientes, y en lugar de educar a sus pacientes, los estudiantes simplemente estaban "perforando, obturando y extrayendo dientes" en Vidas.

Montes Sánchez y ella decidieron hacer algo al respecto. ¿Su solución? Educación y prevención.

“Algunos de nuestros pacientes nos han dicho que nunca han tocado un cepillo de dientes en sus vidas”, dijo Ramos-Díaz. "Usan una servilleta, la envuelven alrededor de su dedo y la sumergen en peróxido de hidrógeno para limpiarse los dientes, así que sabíamos que esto era algo muy necesario".

La comunidad a la que sirve Vidas de Esperanza es “extremadamente vulnerable”, agregó Montes Sánchez. Para muchos, las barreras para la atención médica no se limitan a las exorbitantes tarifas dentales. Otras barreras pueden incluir la falta de alfabetización en salud, o alfabetización en general, falta de transporte, horarios de trabajo exigentes y cuidado infantil poco confiable o inasequible.

“Todas esas cosas afectan si realmente pueden ser dueños de su salud y su propia salud bucal y cuidarse a sí mismos en casa”, dijo Montes Sánchez, y agregó: “Nos quedó muy claro que para poder darles a estos pacientes una atención integral y algo que les sea duradero, tenemos que empezar a tratar la enfermedad. … Poner énfasis en la prevención es la mejor manera en que podemos ayudarlos”.

Comenzaron a intercambiar ideas a fines del año pasado: ¿deberían crear “un gran programa oficial” o simplemente entregar bolsas de higiene bucal? En diciembre de 2020, Ramos-Díaz y Montes Sánchez decidieron comprometerse con un proyecto en toda regla: redactaron una propuesta de proyecto y, con ella, solicitaron la Beca Albert Schweitzer de Carolina del Norte.

En marzo lo consiguieron — y, a partir de ahí, comenzaron un largo proceso de planificación.

La beca les proporcionó fondos suficientes para poner en marcha el proyecto y sus dos asesores, el Dr. Steve Kizer de Vidas de Esperanza y el Dr. Apoena Ribeiro de UNC, los ayudaron a perfeccionarlo. La Asociación Dental de Estudiantes Hispanos, que supervisa la clínica dental de Vidas, también aportó voluntarios y apoyo.

“Ha requerido mucha planificación”, dijo Ramos-Díaz. "Desde diciembre hasta básicamente julio, todo eso no fue más que planificación".

A principios de agosto, Ramos-Díaz y Montes Sánchez celebraron su primera clínica H.O.P.E. — y en solo dos meses, H.O.P.E. ya ha dejado su huella en Vidas de Esperanza, sus cofundadores, y por supuesto, sus pacientes. Para Ramos-Díaz y Montes Sánchez, atender y empoderar a los pacientes ha sido la parte más gratificante de todo el programa.

“Muchos de ellos simplemente se quedan alucinados cuando les hablamos de estas cosas”, dijo Ramos-Díaz, “entonces, sabemos que están aprendiendo y están muy agradecidos por la educación que les estamos brindando. … Estaba llamando a una paciente y ella dijo que estaba muy emocionada de finalmente conseguir una limpieza (el 18 de septiembre). Es algo realmente maravilloso trabajar con estos pacientes”.

El mes pasado, Montes Sánchez trabajó con una paciente que no había ido al dentista en años porque se sentía "mortificada". Sin embargo, después de que ella comenzó H.O.P.E., todo cambió.

“La teníamos de regreso para que la recordara, ella estaba como, ‘Oh, me encanta venir aquí ahora. Yo solía estar tan aterrorizada con el dentista, pero ustedes son tan gentiles y tan amables, y me tratan tan bien’”, dijo Montes Sánchez. "Es simplemente saber que realmente estamos haciendo una diferencia en la vida de las personas de esa manera, a pesar de que nos enfocamos principalmente en simplemente educarlos y sentarnos con ellos repasando estos conceptos".

Según el personal voluntario de Vidas de Esperanza, H.O.P.E. también ha hecho maravillas para ampliar los servicios de la clínica, mejorar su nivel de atención y reducir su larga lista de espera dental.

“Hemos logrado que más gente se inscriba para que se limpien los dientes con regularidad, por lo que la gente parece aceptar el programa”, dijo Ascary Arias, fundador y presidente de Vidas, al News + Record. "A ellos parece gustarles. Creo que esta cuestión de prevención, si funciona, es realmente un programa que debería aplicarse en todas partes”.

Según Carolina Torres, la subdirectora de las clínicas médicas y dentales de Vidas, los pacientes pueden esperar meses, tal vez incluso años, para recibir tratamiento dental en la clínica. Recientemente, la lista de espera contaba entre 200 y 300 personas, dijo, pero ahora con H.O.P.E., ese número ha ido disminuyendo.

“Entonces, con este programa hemos podido atender a más pacientes”, dijo Torres. "... Los pacientes con emergencias definitivamente están esperando menos tiempo".

Torres espera que el programa continúe indefinidamente, al igual que sus cofundadoras.

Su beca termina oficialmente en abril de 2022, pero Montes Sánchez y Ramos-Díaz ya han tomado medidas para garantizar que el programa sobreviva. Incluso ahora, apenas dos meses después, han estado incorporando y capacitando a otros estudiantes apasionados por los objetivos del programa.

Según Ramos-Díaz, esos estudiantes podrían postularse para continuar el programa el próximo año como Schweitzer Fellows.

"Queremos que esta (H.O.P.E.) sea la nueva forma en que inscribamos a los pacientes", dijo, "... (educándolos) sobre cuáles son sus opciones, cómo cepillarse los dientes y usar el hilo dental correctamente, los conceptos básicos que de verdad deberían haber formado parte de la clínica antes, pero no lo eran. Eso es lo que pretendemos. Queremos que esta sea la nueva norma en la clínica”.

Se puede contactar a la reportera Victoria Johnson en victoria@chathamnr.com.

Comments

No comments on this story | Please log in to comment by clicking here